domingo, 19 de agosto de 2012

Cheesecake clásico



Esta receta es muy buena, porque en vez de obtener un grosero cheesecake de tres metros de altura (toda una oda a la gula y el atragantamiento), tendrás uno de tamaño casero, alto como una tarta y deleitable para la familia. He probado muchas recetas que saben a kuchen de ricotta, a cheesecake cuajado….pero este es el definitivo, el oficial, inigualable Clásico Cheesecake sabor vainilla y queso crema casero. 

Ingredientes:

Masa
75 gr de mantequilla y un poco más para enmantequillar el molde
90 gr de galletas de vino u otras

Relleno
350 gr de queso crema tipo Filadelfia (a temperatura ambiente)
150 gr de azúcar
Ralladura de un limón
2 huevos
2 yemas
100 ml de crema
1 cucharadita de esencia de vainilla




* Se necesitará de dos moldes redondos (uno más grande que el otro) o uno redondo y uno cuadrado (el cuadrado más grande). Eso porque este postre se cocina a baño maría en el horno.



Procedimiento:



Precalentar el horno a 160°C (horno medio bajo). El un bowl poner la mantequilla y derretir en microondas a potencia muy baja (que quede muy suave, no derretida y aguada, si pasa eso, no es grave). Luego, moler con la 1,2,3 o manualmente las galletas hasta que queden como polvo o arena. Mezclar con la mantequilla y con un tenedor juntar hasta que quede una pasta maleable. Aplastarla con las manos en el fondo y algo a los lados de un molde redondo enmantecado. Llevar mientras tanto al refrigerador.



Para el relleno en otro bowl poner el queso crema y con un batidor (eléctrico o manual) batir para dejar cremoso. Incorporar el azúcar y batir por 1 minuto. Luego incorporar la ralladura, los huevos uno a uno, y las yemas una a una. Luego, verter la crema y la ralladura de limón y batir hasta que quede una mezcla homogénea.



Verter la mezcla sobre el molde que estaba en el refrigerador y poner el molde sobre otro más grande. Verter agua hirviendo sobre el molde grande para que el molde chico se cocine a baño maría. SI el molde chico es muy bajo, podemos poner alusafoil a su alrededor para que el agua no salpique el interior. Llevar así al horno y hornear por 40 minutos (revisar a los 30 minutos) o más, pero hasta que los bordes estén muy ligeramente tostados y el centro esté firme. Sacar del horno, dejar enfriar algo y refrigerar al menos 2 horas antes de consumir. Si se los prepara de un día al otro, queda aun mejor.



Nota: se lo puede adornar con berries, nueces, manjar, etc. Y al relleno se le pueden incorporar otras esencias y sabores. 



1 comentario:

  1. se ve muy rico, y fácil de hacer
    por cierto: "alusa fooooooil" xD

    ResponderEliminar